Etiqueta: felicidad

Inspirar a los demás… , al alcance de tod@s!!

Fotolia_124625587_XS.jpg

Según recientes estudios, uno de los motivos principales por el que las personas deciden cambiar de trabajo es por “culpa” de sus jefes. Además de las investigaciones y encuestas que así lo reflejan, puedo confirmar que con frecuencia a esta situación me la han descrito, y también sufrido, algunos directivos con los que he trabajado.

Si eres “jefe”, es un buen momento para que te detengas y reflexiones en lo que estás generando en los demás.

Siguiendo esta lógica, y constatando con datos actuales, aquellos directivos que sí sienten un fuerte compromiso con sus organizaciones y disfrutan de su trabajo suelen tener buenos jefes. Esto también lo he podido confirmar en mi práctica; con cada directivo feliz que trabajo casi siempre tiene cerca a un “buen jefe”, … a un buen líder.

He ido un poco más allá, y les he preguntado por las cualidades que destacan en estos líderes:

  • auténticos
  • generosos
  • positivos, sin alejarse de la realidad
  • participativos
  • con sentido del humor
  • creativos
  • promueven las relaciones
  • seguros de sí mismo, alejados de la arrogancia
  •  … … …

Pero hay una cualidad que nunca falta y resume perfectamente a todas las anteriores: Todas estas personas INSPIRAN a los demás.

Algunos lo describen como ese instante en que estás observando, escuchando o recordando a alguien, y de repente sientes algo…, algo que te anima, que te ilusiona, que te emociona!!

Tal vez ahora te preguntes: ¿Puedo yo inspirar a los demás?

Mi respuesta es que sí, y está al alcance de tod@s. Y aunque me siento incapaz de darte consejos de cómo hacerlo; creo que puedo ayudarte compartiendo contigo la respuesta que me dio un veterano directivo y líder de una importante organización, del que muchos destacan su capacidad para inspirar:

“… ¿Cómo lo hago? Observo y aprendo de los demás, …luego lo pongo en práctica. Suelo quedarme siempre sólo con lo mejor de cualquier persona con la que me relaciono, sin importarme su puesto. Me enfoco en esos pequeños instantes que con alguna de sus palabras, algún gesto o una mirada me hacen sentir bien. Luego, simplemente me los guardo para mí, los hago propio. …Y como esos instantes ya son míos, sin darme cuenta, se los regalo a los demás con mis palabras y mis acciones. …”

Te dejo dos preguntas:

  • ¿Aprendes algo de esos instantes que, en tu día a día, te regala cualquier persona con la que te relacionas?
  • ¿Eres consciente del impacto que tus palabras y acciones tienen en las personas con las que te relacionas?

La consultora Adecco, líder en el sector de Recursos Humanos, ha publicado un informe internacional sobre la retención del talento en las organizaciones, en el que destaca que invertir en la felicidad de los empleados afectará de manera positiva en el compromiso, la productividad y, lo que es más importante, la retención del talento.

Gran “culpa” de esto la podrán tener los “buenos jefes”, personas que INSPIRAN!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

Anuncios

Misión, Pasión y Don… ¡Disfruta de las consecuencias!

Misión-pasión-Don.jpg
Al final del día todos esperamos lo mismo…, llegar a casa y sentirnos bien!!

Soy un afortunado en mi trabajo; tengo el privilegio de escuchar a mucha gente parecida a ti (directivos y deportistas). Y todos, sin excepción, buscan lo mismo: sentirse bien…, ser felices!!

Cada uno de nosotros es feliz a su manera, …y esto siempre es singular. Trabajando con ellos me describen instantes en los que algunos alcanzan ese encuentro con lo que buscan. Es un paso a paso que los acerca a algo que no dura para siempre, …pero que siempre es bueno volver a buscar!!

¿Y qué me cuentan ellos? ¿Cuál es su secreto?

MISIÓN, PASIÓN y DON

Son los tres conceptos que todos ellos tienen en común.

No importa el puesto (empresa) ni el nivel (deporte), desde el más “alto” al más “bajo”; sólo aquellos que tienen claro y consiguen alinear estas tres palabras son los que de verdad disfrutan de lo que hacen.

No creo en fórmulas ni recetas para la felicidad; pero sí en estos tres factores en común que los identifica:

  • Misión: Tu contribución y tu para qué…
  • Pasión: Tu fluir en lo que haces…
  • Don: Tu hacer natural, aquello que se te da especialmente bien. No importa lo grande o pequeño que sea, es tuyo!! Y te sale casi sin darte cuenta…

¿Sabes cuál es tu Misión, tu Pasión y tu Don?

Cuando te respondas…, ¡disfruta de las consecuencias!

 

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

¿Tener razón o Ser feliz?… Tú eliges!!

Fotolia_58874350_XS.jpg

Decepcionada, incomprendida y abatida…, a un paso de rendirse. Así se sentía una directiva afectada por las últimas decisiones comunicadas por su organización.

No estaba de acuerdo, y su convencimiento del error de esas decisiones era total. Sólo veía las peores consecuencias, para ella y para la empresa.

“Se equivocan!!”…, era su frase recurrente esos días.

Habían decidido por ella.

Compartí varias sesiones en las que su discurso sólo giraba en esa dirección. Ella estaba sufriendo.

Los entornos profesionales se mueven por decisiones. En la medida que se alinean a nuestras expectativas todo parece ir bien. Pero son muchas las ocasiones en las que esto no sucede.

¿Qué ocurre cuando esas decisiones no nos gustan? ¿Y si además nos afectan directamente?

En este caso que hoy comparto ella tenía razón…, la suya. Y su razón era diferente a la de sus responsables. Ante este tipo de situaciones, lo ideal para uno mismo y para la organización pasa por buscar maneras de revertir, consensuar y hacer esfuerzos por volver a alinear ambas expectativas. Pero debemos admitir que también existen momentos en el desarrollo profesional del directivo, dentro de cualquier organización, en los que esa vía no está abierta.

Lo cierto, como le estaba sucediendo, es que estas situaciones llevan a hacernos sentir mal…, y a veces muy mal! Entramos en una dinámica que nos perpetúa en la queja, somos y nos sentimos víctimas. Desde ahí resulta muy difícil actuar…, y mucho menos reflexionar.

“¿Qué puedo hacer yo?, recuerdo que es lo primero que se preguntó cuando se alejó de su queja.

Ahora sí le tocaba decidir a ella.

En muchas ocasiones ACEPTAR, es el primer y más importante paso para tomar distancia de lo que nos agobia, nos enfada, y bloquea por completo. Sólo desde esa distancia, se nos abrirá otro lugar…, otro sentir.

Será un aceptar, pero nunca un conformar. Será un aceptar que te permita recuperar tu potencial para volver a enfocar, reflexionar y actuar como sabes hacerlo.

Fui directo con ella y le lancé una pregunta que tardó días en responder-se. Si estás atravesando alguna situación de este tipo, aquí te la dejo:

¿Quieres tener razón o quieres ser feliz?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte