Etiqueta: fortalezas

¿Visualizas? Las cosas siempre se crean dos veces…, ¡Primero en la mente!

 

Fotolia_142325853_XS.jpg

Ya nos lo dijo Stephen Covey: “…Todas las cosas se crean dos veces. Siempre hay primero una creación mental y luego una creación física…”. Partiendo de ese clásico del management, siempre asocié el sentido de esta frase a una técnica: la VISUALIZACIÓN. Esta técnica, paradigma de la psicología del deporte, es también un fantástico recurso que suelo utilizar trabajando con directivos.

No son pocas las ocasiones en las que algún directivo me anticipa frases del estilo:

“ ¡Uff…mañana me toca pelear con el de marketing, y ya sé como terminará la reunión; fatal! ”

Ante esto, suelo hacer siempre la misma pregunta: ¿Cómo vas tú a esa reunión?

Tenso, preocupado, a la defensiva y con algo de agresividad, … son sólo algunas de las respuestas. Si con nuestro discurso tenso, preocupado y agresivo participamos en reuniones o conversaciones, será muy probable que generemos-recibamos respuestas similares. Y así pasará esa reunión, la siguiente y las que estén por venir.

Cuando un deportista de alto rendimiento visualiza; siempre imagina y anticipa su golpe ideal. Nunca se tratará de visualizar lo que se quiere evitar. Desde esa pausa-relajada que se permitirá, lo recreará todo en su mente buscando aportación de sus cinco sentidos. Cualquier detalle visual, auditivo, hasta olfativo y de sensaciones que sume será siempre bienvenido. Una y otra vez lo repetirá en su mente, así lo sentirá cada vez más y mejor en su preparación. Cuando llegue la ejecución su cuerpo ya lo habrá vivido… , y fluirá siguiendo la dirección que supo anticipar en su entrenamiento mental.

¿Y esto para qué le sirve a un directivo?

Cuando ellos se permiten una pausa previa, ante cualquier comunicación-reunión que atenderán, siendo capaces de anticipar, recrear y fantasearVISUALIZAR– cada detalle de lo que allí esperan y quieren que suceda; supondrá que en su realización todo fluya mucho más hacia su escenario deseado. No solamente el contenido de su discurso; también su cuerpo, su mente, y sus emociones dejarán de improvisar. Él lo habrá gestionado previamente!!

¿Para qué situaciones concretas suele visualizar un directivo?

  • Para comunicaciones-reuniones uno a uno
  • Para comunicaciones-reuniones en equipo
  • Para comunicaciones-reuniones “difíciles”
  • Para comunicaciones-reuniones ilusionantes
  • Para hablar en público
  • … …

Cuida mucho las palabras que utilices contigo mismo. Si estás planeando tu próxima “pelea” con algún compañero de otro departamento…, no esperes otra cosa. De la misma manera, ante la ilusión que te pueda generar alguna próxima reunión-comunicación, te animo a que también te permitas “verte” tal como te gustaría que allí suceda. Utiliza, según la situación y el contexto te lo permita, al igual que hace el deportista, toda la información-recursos al alcance para crear tu propia visualización:

Deportista:

  • Reconoce-visita previamente el estadio-recinto deportivo
  • Identifica sus mejores golpes donde apoyará su visualización
  • Conoce sus emociones y mejores sensaciones (respiración, imagen corporal, vestimenta …)
  • Genera una rutina de entrenamiento para visualizar

 

Directivo:

  • Reconoce-visita la sala o despacho donde se reunirá
  • Identifica sus principales fortalezas donde apoyará su visualización 
  • Conoce sus emociones y mejores sensaciones (tono de voz, respiración, imagen corporal, vestimenta, …)
  • Genera-agenda una pausa previa para sí mismo, tiempo para visualizar

Si somos conscientes de que para lo que haremos en nuestro día a día disponemos de nuestra capacidad de crearlo previamente en la mente; fantasear y construir mentalmente nuestros mejores escenarios futuros se nos ofrecerá como un potente recurso para poder entrenar.

¿Visualizas?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

 

Anuncios

Directivos Vulnerables…?

vulnerable.jpgAfortunadamente la imagen del jefe que “todo lo sabe y todo lo puede” empieza a cuestionarse cada vez más desde las teorías de liderazgo. Pero en la realidad de las organizaciones queda sólo en eso, …en pura teoría.

En la práctica muchos directivos avanzan en su desarrollo asumiendo una imagen de sí mismos que con el tiempo manifiesta consecuencias negativas para ellos, …y para los que les rodean.

Si miras para arriba, es muy probable que desees encontrar en la figura de tu “jefe” esa imagen idealizada que poco a poco se ha ido consolidando en el imaginario de cualquier “gran organización”

¡¡Cuidado!!… Ya que como todo ideal tú también lo aspirarás. En algún momento tú también pretenderás serlo…, hasta que en algún momento tú también lo serás.

Repetiremos y perpetuaremos dentro de cada uno de nosotros a ese “directivo omnipotente” que puede tornarse muy nocivo mientras se lidera un equipo.

Largas noches de desvelo, miedos, confusión y preocupaciones…, son sólo algunas de las circunstancias naturales por las que todo directivo atraviesa a lo largo de su carrera. Lamentablemente, y sólo por creerlas incompatibles con tu rol, te esforzarás en ocultarlas y disimularlas.

Desde cualquier lugar que ocupes en tu organización, te animo a reconciliarte con tu VULNERABILIDAD.

¿Y cómo lo hago? …te estarás preguntando

  • Primero aceptando-reconociendo para ti mismo todo aquello que te aleja de ese engañoso ideal que tanto nos pesa y condiciona.
  • Si consigues ese primer gran paso, el siguiente será aun más retador para ti. Pasará por ser capaz de compartir con tu equipo parte de tu propia vulnerabilidad. Estarás compartiendo aquello de lo que se habla poco en los equipos. Te estarás permitiendo confiar…!

Alguna vez me enseñaron que al miedo sólo se le vence desde su gran opuesto: la CONFIANZA.

Y para ti…, SER vulnerable¿fortaleza o debilidad?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

 

 

 

 

 

Y tú…¿En qué eres bueno?

Y tú…¿En qué eres bueno?3d white people coach with Clipboard.  Isolated white background

Tanto directivos como deportistas se pasan el día haciendo cosas para alcanzar su máximo rendimiento. Una palabra clave para ellos es la ACCIÓN.

Me gustaría invitarte a una PAUSA. Sí, a una breve pausa para la REFLEXIÓN:

¿Qué crees que hace cualquier delantero de cualquier equipo deportivo cuando decide mejorar?

Sobre todo, potencia-entrena aquello en lo que ya es “ESPECIALMENTE BUENO”. Se pasará horas y horas buscando excelencia, entrenando. Y lo hará en lo que ya es brillante (ej.: su definición uno contra uno, o su remate de cabeza, o sus tiros de falta, o … …).

Este jugador tiene una gran ventaja, él ya sabe cuáles son sus principales fortalezas. Y es por allí por donde pasará su FOCO (enfocado en FORTALEZAS). Se esforzará muchísimo, pero lo hará sobre lo que ya sabe hacer muy bien. Esto es siempre garantía de disfrute!!.

¿Y sólo hace eso? ¿Qué ocurre con sus debilidades?

También necesita conocerlas, pero su FOCO no estará en ellas. Una vez identificadas sus áreas de mejora, las entrenará y trabajará. Pero sólo para llevarlas a un “nivel aceptable” para su rendimiento y lo que su equipo necesita de él.

En este caso, ese mismo delantero tendrá que atender a sus debilidades (ej: algunos movimientos defensivos) y mejorarlas. Pero su búsqueda de EXCELENCIA seguro que no pasará por allí.

Si replicamos este modelo deportivo al de la empresa, veremos que podemos extraer algunos aprendizajes para el desarrollo de competencias directivas.

Te plantearé preguntas para avanzar en tu reflexión tal como lo hace un deportista:

1- ¿De qué “juego” en mi organización? 

  • Clarifica tu ROL: escribe todo aquello que tu puesto te requiere.

_____________________________________________________

Para poder “jugar” en ese puesto en mi organización:

2-¿En qué soy “especialmente” bueno? 

  • Clarifica tus FORTALEZAS para ese Rol: escribe las acciones que se te dan “especialmente bien” para cumplir con tu rol.  Aquellas que sientas que tienes talento y son naturales en ti.

_____________________________________________________

Ahora que ya reflexioné-identifiqué mi/s fortaleza/s:

3- ¿Cómo puedo llevarla a la excelencia? 

  • Clarifica tus ACCIONES: Concreta planes de acción en los que puedas poner tus fortalezas mucho más a disposición de tu día a día. Enfócate en ellas y no pares de entrenarlas!!

Si has llegado hasta donde has llegado, ha sido (y no lo dudes!!) sobre todo, por lo que sabes hacer bien, por lo que se te da naturalmente bien. Tómate una pausa para ti, reflexiona y busca identificar eso que te hace especial.

consciente de tus debilidades; acéptalas siendo realista en tu plan de mejora. Pero que esto nunca te haga olvidar tus fortalezas. Cuídalas, son tuyas!!

Si tienes decidido mejorar, hazte estas tres preguntas, pon tu FOCO y disfruta entrenando tus FORTALEZAS. El éxito sólo será una consecuencia!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte