Etiqueta: mejorar

Entrenamiento invisible… , para ganar toca entrenar!!

Fotolia_132679960_XS.jpg
Si buscamos un paradigma de entrenamiento, el deportista de alto rendimiento entrena…, y mucho!!

Cuando un deportista entrena su mente, le está sumando un trabajo especializado a su rutina habitual. Ellos, tradicionalmente entrenan su técnica, su táctica, su físico…, y ahora también su mente. A este último le llamamos “entrenamiento invisible”. Es un trabajo menos visible que los demás, casi silencioso, aunque igual de importante.

Poco a poco con el transcurrir de los días, ese entrenamiento invisible comienza a manifestarse. Pasa por etapas previas de reflexión hasta la acción…, ¡y siempre atiende emociones!

En un proceso de coaching ejecutivo, cada directivo también tiene su entrenamiento invisible. Además de la ejecución de sus innumerables tareas habituales en la organización, mientras realiza su proceso de coaching, se está enfocando en algo muy singular. En una mejora concreta, que él decidió y en la que ahora mantiene su foco.

Aprovechar cada ocasión que nuestro contexto profesional nos ofrezca para desarrollar aquello a mejorar, resulta clave. Para esto hay tres pasos básicos que no pueden faltar:

  1. Elegir-definir qué mejorar.
  2. Planificar acciones (diarias) acordes a esa mejora, y luego ejecutarlas.
  3. Pausa para revisar-valorar lo que vas consiguiendo.

Jugarás con la enorme ventaja de ser consciente. La especial sensibilidad a esas situaciones concretas que antes se te escapaban y que ahora consigues, será fruto de tu entreno silencioso.

Y al igual que en el contexto deportivo, en este entrenamiento del directivo, también se necesitará mucha reflexión, pasar a la acción, repetir rutinas de entreno, y aceptar-entender las emociones en juego.

En el deporte y en la vida…, ¡para ganar toca entrenar!

¿Cuál es tu entrenamiento invisible?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

Anuncios

Si te escapas… ¡No Aprendes, Repites!

Fotolia_89794951_XS.jpgBuena parte de mi trabajo con directivos se inicia escuchando alguna de sus “quejas”.

¿De qué suelen quejarse?:

– De sus jefes

– De sus compañeros

– De sus colaboradores

– De sus funciones… …

Estas situaciones pueden llegar a ser insostenibles para ellos. Se cansan y deciden que llegó el momento de un cambio. Así comienzan la búsqueda de otro trabajo, pretendiendo encontrar allí aquello que les falta aquí.

Ante alguna de estas quejas concretas, siempre hago la misma pregunta:

– ¿En el pasado te ocurrió alguna situación parecida a la que ahora planteas?

…Y casi siempre la respuesta es afirmativa.

En psicología hay teorías que nos hablan de la tendencia a la repetición. ¡Tendemos a repetir!

Poco a poco y con el correr de nuestras sesiones, esa queja hacia “lo demás” la empezamos a hacer depender de uno mismo: Con ese jefe que nunca te escucha, antes de esperar a que él cambie, tal vez tú puedas mejorar algo en el estilo de comunicarte con él.

Si decides “hacerte cargo” de todas tus quejas, seguro vas a encontrar algo que depende también de ti (a veces mucho, y en otras muy poco…, pero algo tuyo habrá seguro!!).

Si tú también tienes alguna queja profesional te animo a hacerte esta pregunta:

– ¿Cuánto de lo que te está sucediendo tiene que ver contigo?

Por supuesto que vale la pena cambiar y abandonar lo que nos molesta. Pero si lo haces sin “aprender” algo de ti, es probable que te vuelvas a tropezar con la misma queja.

Si decides irte, vete lo mejor que puedas. Todo el esfuerzo que pongas en resolver la parte que te corresponda, será la clave para disfrutar de lo que viene!!

¡Que dependa de ti!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

¿Y quién cuida al líder?

 

Fotolia_7672302_XS.jpg

¿Y quién cuida al líder?

En sesiones con entrenadores y directivos es habitual que destaquen detalles gratificantes de su trabajo en equipo. Describen grandes momentos en los que liderar es sinónimo de satisfacción.

Cuando el equipo más los necesita, ellos (los líderes) siempre quieren estar…, y suelen estar!! Pero todo tiene un precio:

  • Tiempo-energía dedicado a escuchar a cada miembro del equipo
  • Tiempo-energía dedicado a pensar mejoras para el equipo
  • Tiempo-energía dedicado a tomar decisiones para el equipo

Tiempo-energía…, siempre para el equipo.

 ¿Y quién cuida al líder?

La “soledad del entrenador”, me dijo una vez un experimentado entrenador deportivo. Y siguió con su relato:

“Desde arriba siempre nos piden resultados…, miras para abajo y te espera tu equipo”

Esto es algo que con muchísima frecuencia también siente cualquier directivo que lidera un equipo de trabajo. En contextos de tanta exigencia y responsabilidad ese foco permanente en los demás, sumado a la engañosa relación entre la multitarea y los resultados, suele poner en peligro el equilibrio y bienestar del líder.

Tiempo-energía…, para uno mismo.

Si lideras un equipo, y te resuena algo de lo que aquí se describe, te propongo una PAUSA:

  • ¿Qué me aporta energía de todo lo que hago en mi trabajo?
  • ¿Cómo quiero incorporarlo a mi rutina semanal?
  • ¿Qué me aporta energía de todo lo que hago fuera de mi trabajo?
  • ¿Cómo quiero incorporarlo a mi rutina semanal?

Muy sencillo!! Tan sencillo que suele “pasarte de largo”. Esa pausa para ti, seguro te dará la oportunidad de dar respuestas a las preguntas anteriores.

Sigue trabajando para tu equipo, pero que eso nunca te haga olvidar el cuidar de ti mismo. LIDERAR-ME es el primer y gran paso para LIDERAR a los demás.

Ganarás tú…, y los que te siguen!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

La Actitud es un verbo!!

 

Fotolia_46766881_XS.jpg

Tiempo atrás trabajé con un directivo, su demanda parecía muy clara:

“…Quiero mejorar mi actitud…!!” -recuerdo que fue lo primero que me dijo-.

De la actitud se habla mucho, generalmente la cuestionamos y casi siempre la estamos buscando. En ese momento se me ocurrió preguntarle, le pedí que me defina la actitud:

¿Qué es la actitud?

Desde aquel día yo también me formulé esa pregunta. Pasaron muchas semanas…, y algunas sesiones. Una tarde recibí un e-mail suyo. Ya tengo la respuesta! -me escribió-, y allí mismo afirmó:

La Actitud es un verbo!!

He pensado mucho en su respuesta. Ahora comprendo muy bien a qué se refería. Recuerdo que durante el proceso que compartimos concretó en mejorar la confianza, la delegación y la comunicación con su equipo. Pero a su cambio, efectivamente, lo hizo pasar por el “verbo”:

Confianza : Confiar

Delegación : Delegar

Comunicación : Escuchar

Él había elegido actuar. Pasar de una columna a la otra no es tarea sencilla. Se necesita algo especial para atravesar ese camino que te mueve del plan a la acción. Fue capaz de ligar sus acciones con un sentido propio; siempre se apoyó en un claro “para qué” de cada nuevo avance. En ese pasaje estuvo su clave!!

Si tú también tienes tu particular lista de mejoras, búscale un verbo, ese que sólo tú puedes elegir y dar sentido. Cuando lo consigas, cuando hayas dado ese pequeño-gran paso hacia adelante, al finalizar tu día te darás cuenta que marcaste una diferencia.

Y no lo dudes…, eso es la ACTITUD!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

 

Y tú…¿En qué eres bueno?

Y tú…¿En qué eres bueno?3d white people coach with Clipboard.  Isolated white background

Tanto directivos como deportistas se pasan el día haciendo cosas para alcanzar su máximo rendimiento. Una palabra clave para ellos es la ACCIÓN.

Me gustaría invitarte a una PAUSA. Sí, a una breve pausa para la REFLEXIÓN:

¿Qué crees que hace cualquier delantero de cualquier equipo deportivo cuando decide mejorar?

Sobre todo, potencia-entrena aquello en lo que ya es “ESPECIALMENTE BUENO”. Se pasará horas y horas buscando excelencia, entrenando. Y lo hará en lo que ya es brillante (ej.: su definición uno contra uno, o su remate de cabeza, o sus tiros de falta, o … …).

Este jugador tiene una gran ventaja, él ya sabe cuáles son sus principales fortalezas. Y es por allí por donde pasará su FOCO (enfocado en FORTALEZAS). Se esforzará muchísimo, pero lo hará sobre lo que ya sabe hacer muy bien. Esto es siempre garantía de disfrute!!.

¿Y sólo hace eso? ¿Qué ocurre con sus debilidades?

También necesita conocerlas, pero su FOCO no estará en ellas. Una vez identificadas sus áreas de mejora, las entrenará y trabajará. Pero sólo para llevarlas a un “nivel aceptable” para su rendimiento y lo que su equipo necesita de él.

En este caso, ese mismo delantero tendrá que atender a sus debilidades (ej: algunos movimientos defensivos) y mejorarlas. Pero su búsqueda de EXCELENCIA seguro que no pasará por allí.

Si replicamos este modelo deportivo al de la empresa, veremos que podemos extraer algunos aprendizajes para el desarrollo de competencias directivas.

Te plantearé preguntas para avanzar en tu reflexión tal como lo hace un deportista:

1- ¿De qué “juego” en mi organización? 

  • Clarifica tu ROL: escribe todo aquello que tu puesto te requiere.

_____________________________________________________

Para poder “jugar” en ese puesto en mi organización:

2-¿En qué soy “especialmente” bueno? 

  • Clarifica tus FORTALEZAS para ese Rol: escribe las acciones que se te dan “especialmente bien” para cumplir con tu rol.  Aquellas que sientas que tienes talento y son naturales en ti.

_____________________________________________________

Ahora que ya reflexioné-identifiqué mi/s fortaleza/s:

3- ¿Cómo puedo llevarla a la excelencia? 

  • Clarifica tus ACCIONES: Concreta planes de acción en los que puedas poner tus fortalezas mucho más a disposición de tu día a día. Enfócate en ellas y no pares de entrenarlas!!

Si has llegado hasta donde has llegado, ha sido (y no lo dudes!!) sobre todo, por lo que sabes hacer bien, por lo que se te da naturalmente bien. Tómate una pausa para ti, reflexiona y busca identificar eso que te hace especial.

consciente de tus debilidades; acéptalas siendo realista en tu plan de mejora. Pero que esto nunca te haga olvidar tus fortalezas. Cuídalas, son tuyas!!

Si tienes decidido mejorar, hazte estas tres preguntas, pon tu FOCO y disfruta entrenando tus FORTALEZAS. El éxito sólo será una consecuencia!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte