Etiqueta: pausa

¿Y quién cuida al líder?

 

Fotolia_7672302_XS.jpg

¿Y quién cuida al líder?

En sesiones con entrenadores y directivos es habitual que destaquen detalles gratificantes de su trabajo en equipo. Describen grandes momentos en los que liderar es sinónimo de satisfacción.

Cuando el equipo más los necesita, ellos (los líderes) siempre quieren estar…, y suelen estar!! Pero todo tiene un precio:

  • Tiempo-energía dedicado a escuchar a cada miembro del equipo
  • Tiempo-energía dedicado a pensar mejoras para el equipo
  • Tiempo-energía dedicado a tomar decisiones para el equipo

Tiempo-energía…, siempre para el equipo.

 ¿Y quién cuida al líder?

La “soledad del entrenador”, me dijo una vez un experimentado entrenador deportivo. Y siguió con su relato:

“Desde arriba siempre nos piden resultados…, miras para abajo y te espera tu equipo”

Esto es algo que con muchísima frecuencia también siente cualquier directivo que lidera un equipo de trabajo. En contextos de tanta exigencia y responsabilidad ese foco permanente en los demás, sumado a la engañosa relación entre la multitarea y los resultados, suele poner en peligro el equilibrio y bienestar del líder.

Tiempo-energía…, para uno mismo.

Si lideras un equipo, y te resuena algo de lo que aquí se describe, te propongo una PAUSA:

  • ¿Qué me aporta energía de todo lo que hago en mi trabajo?
  • ¿Cómo quiero incorporarlo a mi rutina semanal?
  • ¿Qué me aporta energía de todo lo que hago fuera de mi trabajo?
  • ¿Cómo quiero incorporarlo a mi rutina semanal?

Muy sencillo!! Tan sencillo que suele “pasarte de largo”. Esa pausa para ti, seguro te dará la oportunidad de dar respuestas a las preguntas anteriores.

Sigue trabajando para tu equipo, pero que eso nunca te haga olvidar el cuidar de ti mismo. LIDERAR-ME es el primer y gran paso para LIDERAR a los demás.

Ganarás tú…, y los que te siguen!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

Anuncios

Y tú…¿En qué eres bueno?

Y tú…¿En qué eres bueno?3d white people coach with Clipboard.  Isolated white background

Tanto directivos como deportistas se pasan el día haciendo cosas para alcanzar su máximo rendimiento. Una palabra clave para ellos es la ACCIÓN.

Me gustaría invitarte a una PAUSA. Sí, a una breve pausa para la REFLEXIÓN:

¿Qué crees que hace cualquier delantero de cualquier equipo deportivo cuando decide mejorar?

Sobre todo, potencia-entrena aquello en lo que ya es “ESPECIALMENTE BUENO”. Se pasará horas y horas buscando excelencia, entrenando. Y lo hará en lo que ya es brillante (ej.: su definición uno contra uno, o su remate de cabeza, o sus tiros de falta, o … …).

Este jugador tiene una gran ventaja, él ya sabe cuáles son sus principales fortalezas. Y es por allí por donde pasará su FOCO (enfocado en FORTALEZAS). Se esforzará muchísimo, pero lo hará sobre lo que ya sabe hacer muy bien. Esto es siempre garantía de disfrute!!.

¿Y sólo hace eso? ¿Qué ocurre con sus debilidades?

También necesita conocerlas, pero su FOCO no estará en ellas. Una vez identificadas sus áreas de mejora, las entrenará y trabajará. Pero sólo para llevarlas a un “nivel aceptable” para su rendimiento y lo que su equipo necesita de él.

En este caso, ese mismo delantero tendrá que atender a sus debilidades (ej: algunos movimientos defensivos) y mejorarlas. Pero su búsqueda de EXCELENCIA seguro que no pasará por allí.

Si replicamos este modelo deportivo al de la empresa, veremos que podemos extraer algunos aprendizajes para el desarrollo de competencias directivas.

Te plantearé preguntas para avanzar en tu reflexión tal como lo hace un deportista:

1- ¿De qué “juego” en mi organización? 

  • Clarifica tu ROL: escribe todo aquello que tu puesto te requiere.

_____________________________________________________

Para poder “jugar” en ese puesto en mi organización:

2-¿En qué soy “especialmente” bueno? 

  • Clarifica tus FORTALEZAS para ese Rol: escribe las acciones que se te dan “especialmente bien” para cumplir con tu rol.  Aquellas que sientas que tienes talento y son naturales en ti.

_____________________________________________________

Ahora que ya reflexioné-identifiqué mi/s fortaleza/s:

3- ¿Cómo puedo llevarla a la excelencia? 

  • Clarifica tus ACCIONES: Concreta planes de acción en los que puedas poner tus fortalezas mucho más a disposición de tu día a día. Enfócate en ellas y no pares de entrenarlas!!

Si has llegado hasta donde has llegado, ha sido (y no lo dudes!!) sobre todo, por lo que sabes hacer bien, por lo que se te da naturalmente bien. Tómate una pausa para ti, reflexiona y busca identificar eso que te hace especial.

consciente de tus debilidades; acéptalas siendo realista en tu plan de mejora. Pero que esto nunca te haga olvidar tus fortalezas. Cuídalas, son tuyas!!

Si tienes decidido mejorar, hazte estas tres preguntas, pon tu FOCO y disfruta entrenando tus FORTALEZAS. El éxito sólo será una consecuencia!!

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte