Etiqueta: preguntar

¿Tener razón o Ser feliz?… Tú eliges!!

Fotolia_58874350_XS.jpg

Decepcionada, incomprendida y abatida…, a un paso de rendirse. Así se sentía una directiva afectada por las últimas decisiones comunicadas por su organización.

No estaba de acuerdo, y su convencimiento del error de esas decisiones era total. Sólo veía las peores consecuencias, para ella y para la empresa.

“Se equivocan!!”…, era su frase recurrente esos días.

Habían decidido por ella.

Compartí varias sesiones en las que su discurso sólo giraba en esa dirección. Ella estaba sufriendo.

Los entornos profesionales se mueven por decisiones. En la medida que se alinean a nuestras expectativas todo parece ir bien. Pero son muchas las ocasiones en las que esto no sucede.

¿Qué ocurre cuando esas decisiones no nos gustan? ¿Y si además nos afectan directamente?

En este caso que hoy comparto ella tenía razón…, la suya. Y su razón era diferente a la de sus responsables. Ante este tipo de situaciones, lo ideal para uno mismo y para la organización pasa por buscar maneras de revertir, consensuar y hacer esfuerzos por volver a alinear ambas expectativas. Pero debemos admitir que también existen momentos en el desarrollo profesional del directivo, dentro de cualquier organización, en los que esa vía no está abierta.

Lo cierto, como le estaba sucediendo, es que estas situaciones llevan a hacernos sentir mal…, y a veces muy mal! Entramos en una dinámica que nos perpetúa en la queja, somos y nos sentimos víctimas. Desde ahí resulta muy difícil actuar…, y mucho menos reflexionar.

“¿Qué puedo hacer yo?, recuerdo que es lo primero que se preguntó cuando se alejó de su queja.

Ahora sí le tocaba decidir a ella.

En muchas ocasiones ACEPTAR, es el primer y más importante paso para tomar distancia de lo que nos agobia, nos enfada, y bloquea por completo. Sólo desde esa distancia, se nos abrirá otro lugar…, otro sentir.

Será un aceptar, pero nunca un conformar. Será un aceptar que te permita recuperar tu potencial para volver a enfocar, reflexionar y actuar como sabes hacerlo.

Fui directo con ella y le lancé una pregunta que tardó días en responder-se. Si estás atravesando alguna situación de este tipo, aquí te la dejo:

¿Quieres tener razón o quieres ser feliz?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte

Anuncios

¿Ordenas o Preguntas?

Important announcement

¿Ordenas o Preguntas?

Un Directivo de cualquier organización y un Entrenador deportivo se parecen en muchos aspectos, pero lo que más les asemeja es su competencia para LIDERAR.
Hay diferentes estilos de liderazgo e infinitas situaciones y contextos que refuerzan y hacen necesaria esa variedad.
En mi trabajo, yo soy el que “acompaña” a directivos y entrenadores favoreciendo que se desarrollen profesionalmente, y que sean ellos mismos los auténticos protagonistas de sus logros.

En esto de ACOMPAÑAR-DESARROLLAR al otro; mi trabajo con ambos (directivos y entrenadores) es relativamente sencillo si lo comparo con la gestión de personas que ellos mismos tienen que hacer con los miembros de sus equipos.

En la práctica la principal diferencia conmigo (como su Coach) es que tanto Directivos y Entrenadores tienen que dirigir y ordenar. Es una parte importante de su liderazgo, …pero no se acaba allí.

Ellos también pueden acompañar y desarrollar a sus colaboradores: Líder-Coach.

La competencia “coaching” incorporada a su estilo de liderazgo supone un paso adelante. Personalmente, lo que más me agrada del coaching son las posibilidades que le aporta a cualquier Líder para ser capaz de desarrollar a los demás. Liderando y rompiendo con el habitual “orden-obediencia” tan presente en organizaciones y equipos.

En la realidad de muchos de estos equipos, pareciera que todo siempre tiene que salir del líder. Si algo no funciona…, el líder debe pensar y buscar la solución. Si surge un nuevo proyecto o desafío…, el líder tiene que definir qué hará cada uno.

Así, por un lado tendremos al Equipo (los otros!!) que se encargará obedientemente de ejecutar y cumplir esos pasos que les han dictado-ordenado. Y por otro lado, a un Líder que siempre tiene que “saber”.

Dura realidad para ambos!… Pero van funcionando, incluso en ocasiones consiguiendo resultados,… y a veces ganando!

Ante esto, se suele perpetuar una “relación conveniente” entre ellos. Y así pasan los días de muchos líderes con sus equipos…, y de muchos equipos con sus líderes!

El precio de acomodarse en estas posiciones puede ser muy alto para todos:

  • Directivos y Entrenadores “quemados”.
  • Equipos sin motivación ni compromiso.

¿Y ahora qué?

El gran paso del líder pasará por ACEPTAR y dar lugar a ese “no saber” propio y natural. Sólo desde allí, sí podrá PREGUNTAR a su equipo. En el Líder-Coach, su capacidad se manifiesta por:

  • Líder que antes de decir; escucha y pregunta.
  • Líder que participa a los demás.
  • Líder que confía.

Y desde esa confianza que hará circular, en su equipo siempre aparecerán consecuencias a cada punto anterior:

  • Equipo que puede hablar-aportar.
  • Equipo que se compromete.
  • Equipo que confía.

En el día a día con tu equipo:
¿Ordenas más de lo que Preguntas?

Sebastián Fernández

Psicólogo-Coach:

Coaching Ejecutivo y Psicología del Deporte